Envío gratis a partir de $5000 en compras (CABA)
  • 0

Acerca de la Legalización

¿Qué tan real es el mundo en el que vivimos? Alguna vez alguno de los lectores se podrá haber preguntado esto, y es que, al fin y al cabo la realidad tiene estructura de ficción, una ficción de cada una de nuestras mentes aun cuando compartimos lugares geográficos, culturas, éticas. La prohibición del cannabis en América se dio en un principio por propósitos económicos, pues un empresario norteamericano llamado Harry J Anslinger en sociedad con William R Hearst el cual era dueño de industrias del papel, se empeñaron en una campaña en contra del cáñamo industrial ya que era mucho más lucrativo hacer papel de madera en vez del de cañamo, que inclusive se utilizó en los papeles del acta de independencia del mismo país. Por otro lado el consumo de marihuana estaba en aquel momento de inicios y mediados del siglo XX relacionado a costumbres de personas de raza negra, señalado así mismo con discriminación y tildado de costumbres grotescas llevadas a cabo por estos mismos descendientes africanos, demonizadas de una manera que no se puede llamar otra que de racismo y clasismo.

Todos estos hechos, así como muchos que se pueden pasar por alto y que habría que ir analizando, pero mayormente oportunismo de unos cuantos lideres capaces de gobernar a través de los medios de comunicación fueron llevando a la discriminación que aun hoy en día sufre la marihuana.

Esto dio paso al “periodismo amarillo” porque a diferencia del papel a base de cáñamo este papel (el que la mayoría conocemos) se torna amarillo por los años, aunque yo diría que el nacimiento del término “periodismo amarillo” más bien encajaría metafóricamente muy bien con las características amarillistas de los informes que se daban acerca de la planta del cannabis, en esas épocas prohibicionistas produjeron un documental llamado “Reefer Madness”, algo así como “La Locura del Porro”, el mensaje fue que “la yerba conduce a la demencia, el pillaje, la violación y el homicidio”. Cuestiones que para cualquiera que haya compartido unas pitadas de porro sabe que es muy falso.

Algunas de las tantas publicidades amarillistas usadas

Esto impidió injustamente el desarrollo de estudios científicos, acerca de los usos medicinales de los compuestos de la marihuana, problemas que hasta el día de hoy están presentes y más presentes que nunca cuando cada vez más nos percatamos de las maravillas medicinales que puede presentar la marihuana, en la actualidad ya es sabido que puede ser usado en tratamiento de muchas afecciones: artritis, glaucoma, cáncer, ansiedad, trastornos alimenticios, insomnio, dolores crónicos.

Cada vez son mas los participes de la comunidad científica los que afirman los beneficios del cannabis

Pero, así como al principio del siglo XX, el dinero es lo que mueve al mundo y a las autoridades más poderosas lamentablemente, y ni hablar de los riesgos políticos al que se puede someter alguien poniéndose del lado del cannabis estando en un alto cargo, pues, aun hay mucha gente que ignora lo que realmente es la marihuana. Pero en realidad ¿qué es la marihuana?, pues como cualquier cosa de la realidad solo podemos intentar nominarla con nuestro lenguaje simbólico humano, el mismo que permite leer estas rayas con ciertas estructuras que llamamos idiomas o lengua.

La lengua en realidad va mucho más allá de un simple conjunto de reglas y acuerdos sociales, también es una marca o mejor dicho inevitablemente implica también una marca, dejada en el cuerpo individual y social, esta marca negativa dejada por las décadas con respecto al cannabis es algo que no se va así de simple lamentablemente. ¿cómo luce el estatuto de la marihuana en la actualidad? cada vez mas banalizado, y como producto de la globalización y la cultura de consumo en la que vivimos en donde el objeto de la felicidad es aquel objeto ideal que te plena en las pancartas publicitarias de gente sonriente y exitosa, eso que te lleva a comprar lo nuevo para estar al día, la marihuana parece estarse abriendo camino a esos mecanismos de mercado actuales y salida legalizadora como pancarta de Nike y su “Just do it”, lo que no es una salida sensata al asunto.

Sin embargo se puede llegar a ciertos consensos, en donde muy bien se puede demostrar lo poco sino nada nocivo de la marihuana sobre todo a comparación con muchas cosas legales, a pesar de lo que muchos creerían, así como sus usos medicinales también comprobados en afecciones concretas.

Lo difícil precisamente es caer en la sensatez y esto no solo con el tema marihuana puesto en mesa, lo importante al fin y al cabo es ser sensatos con nosotros mismos, porque en la sociedad, en lo que implica en sí mismo una Sociedad es un imposible que no surja la insensatez, no hay aquella sociedad en donde todos estén conforme con todo, sino, no habría por lo que vivir. Cada quien se debería preguntar, ¿qué función cumple la marihuana en mi? ¿a qué consenso podemos llegar acerca de sus efectos como sustancia?. Porque si a la sensatez vamos, fumarse un porro no es tomarse un café, tampoco la vía es omitir que es efectivamente una variadora de la realidad, de la subjetividad y la percepción de las cosas, variadora de TU realidad, ya que la realidad es la de cada uno.

Desde esa búsqueda a la sensatez individual me parece que esta el camino a una legalización más clara a nivel político-social, pero lo más importante después de todo es la sensatez individual, le sensatez con uno mismo y saber que exactamente el mismo acto puede estar equivocado en un momento y correcto en otro momento. Hay que cortejar a la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *